Tu espacio de meditación en casa. Consejos para crearlo.

Todos experimentamos en mayor o menor medida la tensión de la vida diaria. ¿Conoces una técnica milenaria llamada Meditación? Entra ahora y descubre como practicarla. Tu espacio de meditación en casa se hace cada día más necesario y nosotros te vamos a ayudar a construirlo.

Quién no siente todo el peso de la jornada laboral en las cervicales o en la espalda. ¿Pesadez en las piernas?, ¿Dolor de cabeza?…

Todos estos y muchos otros son síntomas de la enfermedad de nuestro tiempo. Pero desde ELCANO INMOBILIARIA queremos recordarte que hay una solución muy efectiva y que no solo aborda las problemáticas puramente físicas sino que nos abre todo un mundo de experiencias en los ámbitos mental y espiritual.

Nos referimos a LA MEDITACIÓN. Un recurso que no requiere de costosos medios, de esfuerzos intensos y ni tan siquiera de mucho tiempo.

Basta el deseo decidido de abrir un poco la mente, reservar unos pocos minutos y habilitar tu espacio de meditación en casa.

Pero muchas personas, al sentir esta inquietud, se preguntan: ¿como debe ser este espacio de meditación?, ¿qué requisitos debe cumplir para que sea efectivo?.

A continuación, desde ELCANO INMOBILIARIA, te vamos a dar algunas claves para que te resulte muy fácil ponerte a meditar en tu espacio de meditación en casa y sacarle a esta sana práctica todo lo que tiene de bueno… que es mucho.

Elección del lugar de meditación:

Lo ideal es una zona de tu casa alejada de cualquier foco de distracción y de zonas de paso. Vale cualquier rinconcito que pueda garantizarte tranquilidad.

Es aconsejable que reserves este espacio y medites siempre en el mismo sitio y a ser posible a la misma hora. Esto ayudará a reforzar tu nuevo hábito.

Luz y Ambiente del espacio de meditación:

Deberías escoger un lugar con luz tenue o con la posibilidad de recrear esas condiciones, por ejemplo corriendo las cortinas o aminorando las luces.

Acompañar el sitio con unas velas conseguirá crear un ambiente más propicio para la relajación y te facilitará entrar en sintonía con un entorno de recogimiento.

Limpieza y orden en la zona de meditación:

Aunque éstos son elementos que deberían presidir cualquier ambiente, y más el de un hogar, para la finalidad que nos ocupa la limpieza y el orden son esenciales porque te ayudan también a “limpiarte y ordenarte interiormente”, lo cual es el paso previo a cualquier proceso meditativo.

No obstante “meditatio” es una palabra latina que significa “permanecer en el centro”. Normalmente estamos dispersos y la meditación es un “peregrinaje a nuestro centro”.

Elementos que te ayudarán a meditar:

Aunque literalmente no necesitas nada para meditar más que querer meditar, hay algunas cosas que te facilitarán el acto de la meditación:

Una silla: Si no has meditado antes, quizás sentado sea la forma en que más fácilmente podrás iniciarte en esta práctica, minimizando las incomodidades.

Una manta: si meditas en el suelo, puede hacerte más cómoda la postura.

Otra manta o similar ropa de abrigo, te vendrá bien, dependiendo de la época del año y la zona en que vivas, para estar más confortable.

En invierno, sobre todo si vives en latitudes donde bajan bastante las temperaturas, agradecerás unos buenos calcetines. Ten en cuenta que se medita descalzo.

BANQUITO DE MEDITACIÓN: Algunas corrientes de meditación usan este accesorio para meditar en una postura mixta entre de rodillas y sentado.

Icono: Si eres creyente un pequeño altar puede dar otra dimensión a tu espacio de meditación. Tan sólo necesitas una imagen y un par de pequeñas velas.

En este caso te recomendamos el ICONO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD DE RUBLEV

CUENCO TIBETANO: Te servirá para dar inicio y fin a la meditación con un sonido que te facilitará la entrada en sintonía contigo mismo y con el universo.

SURTIDO DE INCIENSOS: Otro detalle que hará que tus sesiones de meditación sean experiencias aún más “especiales”.

Quietud y Silencio:

Estos son dos elementos clave para el proceso de meditación. Mantener la “quietud corporal” y el “silencio” son dos aspectos imprescindibles para iniciar una sesión de meditación, ya que ambos fomentan la concentración y evitan la dispersión.

La postura:

La espalda deber estar erguida, no rígida. Para ello ayuda meter el mentón e imaginar que un hilo invisible tira hacia arriba de la coronilla.

Los ojos cerrados, con la mirada hacia el interior.

Para conseguir una mayor relajación es útil imaginar que un líquido brillante, agradable y tibio desciende desde la coronilla de la cabeza hasta la planta de los pies muy lentamente, deteniéndose en cada miembro que se desee para una mayor relajación.

Esta técnica es conocida en mindfulness como body-scanner, que consiste en poner conciencia en cada parte del cuerpo invitando a la serenidad.

Por último, destacar que un aspecto muy importante de la meditación es el acompañamiento, por lo que tiene de incentivo para la regularidad, siendo ésta una condición indispensable para progresar en el camino de la meditación.

Aunque la mayor parte de nuestras “sentadas” sean en la soledad de nuestro espacio en casa, es muy gratificante y ayuda mucho a integrar esta práctica en nuestras vidas, hacer meditación en grupo.

Seas o no seas creyente nos permitimos recomendarte una Red Abierta de Meditadores de inspiración cristiana, pero que está abierta a todo tipo de personas con inquietud por la meditación, sin perjuicio de sus creencias, son los AMIGOS DEL DESIERTO

Te deseamos que este camino de la meditación, sobre el que hemos intentado darte algunas pautas, te resulte gratificante y te ayude a profundizar en tu yo interior.

NAMASTÉ

Comenta este Artículo

Comparte este Artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

También te puede interesar ...

contacta

Suscríbete
Suscríbete a nuestro Blog y no te pierdas ninguna novedad

 

siguenos